Las diferencias entre la baja, media y alta tensión son establecidas a partir de la relación que tienen con la cantidad de energía de este tipo que pueden transportar, distribuir y aprovechar. Es por lo que en DIRESA te hablamos un poco de cada una para que puedas conocerlas mejor:


Alta tensión

Superan tensiones de 25 kV y son instalaciones utilizadas como vehículos desde los centros donde se produce la energía eléctrica hasta las subestaciones de transformadores por lo que se vuelven esenciales para transportar grandes cantidades de energía a grandes distancias.


Media tensión

Soportan potencias mayores a 1 kV y menores de 25 kV, tensiones empleadas por las plantas de procesamiento de la energía que utiliza el consumidor final. SE transporta desde las subestaciones hasta los bancos de transformadores encargados de suministrar la corriente eléctrica a las distintas ciudades. Sus cables pueden ir colgados en torres, postes de madera o cemento.


Baja tensión

Todas las potencias inferiores a 1 kV que son aprovechadas en las casas y el alumbrado público. En la industria son más utilizadas las tensiones de 220 y 440 volts de corriente alterna.