Seguramente has visto distintos postes de luz y, aunque no lo sepas, cada uno cumple una función en el sistema de distribución de electricidad. Estos postes son los siguientes:



  • Postes metálicos
  • Postes de hormigón o cemento
  • Postes de madera


Los POSTES DE MADERA son utilizados para transmisión de electricidad en baja tensión y ya están en desuso, pero todavía es posible encontrar estos postes que fueron los primeros en ser colocados para llevar electricidad de las colonias. Tienen la ventaja de ser más económicos que los otros dos tipos de postes, pero su desventaja es que su vida es de unos 10 años pues se deterioran fácilmente.

Los POSTES DE HORMIGÓN O CEMENTO los encontramos en tres modelos: hormigón armado, hormigón armado vibrado y hormigón armado centrifugado. El primero sirve para redes de baja tensión, su duración es ilimitada y no necesita mantenimiento. El segundo poste es más alto, alcanzando hasta 18 metros de altura y tienen una forma de doble T. El tercer modelo sirve para alta y baja tensión, pero ideal para proyecto de mayor envergadura.

Los POSTES METÁLICOS son los siguientes: postes metálicos sencillos, metálicos de presilla y metálicos de celosía. El primero es el más utilizado ya que puede unir perfiles y recibir soldaduras. El segundo se compone por dos tramos ensamblados por tornillo y son más altos. El tercer poste de luz lo encontramos en altas tensiones o, en ocasiones, en media tensión.


Fuente: sectorelectricidad.com